Parque Natural del Alto Tajo (a 15km de las casas)

La superficie del Parque Natural y su zona periférica de protección es de 176.265 hectáreas y está ubicado en el Sistema Ibérico, a caballo entre la parte suroriental de la provincia de Guadalajara y la nororiental de la provincia de Cuenca. Los municipios de la provincia de Cuenca que se encuentran dentro de este parque son: Beteta, y algunas zonas de la Serranía que pertenecen al Ayuntamiento de la capital.

El Alto Tajo presenta la mayoría de las características típicas de la Cordillera Ibérica, algunas de manera muy destacada e incluso produciendo formas y microformas exclusivas de este área. Destacan las formas vinculadas a los cauces tales como cañones, hoces -ambos muy abundantes- y terrazas, así como formas singulares de ladera, es decir, cuchillos, agujas y monolitos. En resumen, conforma la red de cañones y hoces continuas más extensas de Castilla-La Mancha, con gran diversidad geológica, climática y topográfica, que se encuentra en un excelente grado de conservación y que constituye una de las cumbres de la biodiversidad castellano-manchega. Nos encontramos también el Monumento Natural del Nacimiento del Río Cuervo.

El Parque Natural del Alto Tajo se caracteriza por la gran diversidad florística. Dentro de sus límites vegetan cerca de un 20% del total de especies presentes en la flora ibérica. Son relevantes los extensos pinares de diferentes especies de pino (silvestre, laricio, resinero y carrasco). También encontramos quejigos, encinas y melojos formando masas puras o mixtas. En los páramos calizos del Parque se sitúan las masas de sabina albar. El bosque de ribera está formado por álamos negros y temblones, sauces, olmos, tilos, avellanos, aligustres y abedules entre otras especies.

La fauna existente está formada por 199 especies de vertebrados (123 son aves, 42 son mamíferos, 15 son reptiles, 9 son anfibios y 10 son peces). De las 199, 129 aparecen en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, 16 están catalogadas como vulnerables y 4 como raras. Entre las aves destacan las rapaces (águila real, águila perdicera, halcón peregrino, alimoche, buitres leonados, cernícalos vulgares, gavilanes y azores). Entre los mamíferos se encuentran gatos monteses, tejones, nutrias, turones, comadrejas, ciervos, corzos y cabras monteses. También abundan los ratones de campo, los ratones caseros, los lirones y las ardillas. Se puede destacar la presencia de 15 especies de reptiles (salamanquesa común, lagartija, culebra de escalera, lagarto ocelado, víbora hocicuda,…) y 7 especies autóctonas de peces.

Cualquier época es aconsejable para visitar el parque, pero es importante recordar que, durante el invierno se alcanzan temperaturas muy bajas. Por ello, conviene ir correctamente equipado.

Dentro del parque existen 4 centros de información (consultar calendario de apertura) 11 rutas generales, 1 ruta cicloturística, 9 georutas, además de rutas locales y rutas etnográficas. De ellas, la ruta número 7 transcurre por la provincia de Cuenca. El recorrido discurre por espectaculares pinares con gran abundancia de acebos y, en menor grado, de tejos, desde los que se contempla el valle del recién nacido río Tajo.